12 Tartas de Chocolate para chuparse los dedos

12 Tartas de Chocolate para chuparse los dedos

12 TARTAS DE CHOCOLATE PARA CHUPARSE LOS DEDOS

225 g de chocolate fondant

125 g de mantequilla sin sal

175 g de azúcar glass

1 cucharadita de extracto de vainilla

100 g de almendras molidas

6 huevos grandes

1 chorrito de licor (opcional)

100 g de chocolate fondant

30 g de mantequilla sin sal

50 g de azúcar glass

75 ml de nata para montar

Avellanas enteras sin piel

75 g de azúcar

2 cucharadas de agua

  • 180 gr. de cacao en polvo
  • 175 ml. de café expreso
  • 120 ml. de leche
  • 220 gr. de harina
  • ½ sobre de levadura química (impulsor)
  • 1 pizca de sal
  • 190 gr. de mantequilla pomada
  • 300 gr. azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 100 gr. de agua
  • 220 gr. de mantequilla pomada
  • 220 gr. de azúcar glasé
  • 270 gr. de philadelphia
  • 100 gr. de nata para montar
  • 20 gr. de cacao en polvo

15 personas
Tiempo de preparación: 1 hora

Accesorios necesarios:
Varillas
Batidora en forma de K

Preparación:
1. Introduce la mantequilla pomada, la vainilla y el azúcar blanco en el recipiente del Cooking Chef. Coloca las varillas y programa 4 minutos, sin temperatura a velocidad 6.
2. Añade los huevos uno a uno y programa 2 minutos, sin temperatura a máxima velocidad.
3. Añade la harina tamizada, la sal, la levadura, el cacao en polvo, el café y la leche. Coloca la batidora en forma de K y programa 3 minutos, sin temperatura a velocidad 2.
4. Vierte la masa en dos moldes circulares previamente encamisados y hornea a 175º durante 50-60 minutos.
5. Deja enfriar antes de desmoldar.
6. Para el relleno: Con las varillas, batir la mantequilla y el azúcar glasé durante 3 minutos, sin temperatura a máxima velocidad. 
7. Incorpora el queso philadelphia, la nata y el cacao en polvo tamizado. Programa 2 minutos, sin temperatura a máxima velocidad. Reserva en frío hasta el montaje de la tarta.
8. Para el almíbar: En un cazo a parte, coloca el azúcar y el agua. Lleva a ebullición durante 1 minuto y reserva.
9. Una vez los bizcochos estén completamente fríos corta la parte superior con un cuchillo de sierra dejándolo nivelado.
10. Para evitar que los bizcochos queden secos, con un pincel, bañalos con el almíbar.
11. Con la ayuda de una espátula coloca 1/3 de la masa del relleno encima de un bizcocho, y tapa con el otro. Cubre la tarta alisando los bordes y retirando el exceso. 
12. Refrigera durante 30 minutos y repite el proceso, tapando y cubriendo las imperfecciones.
13. Por último espolvorea por encima con cacao en polvo.
14. Reserva en frío.

200g mantequilla
400g avellanas peladas
2 cucharadas de café Espresso
200g de chocolate  negro 70%
6 huevos mediaos
220g de azúcar

Precalentar el horno a 190ºC y engrasar un molde de 25cm de diámetro con una gruesa capa de mantequilla.
En una bandeja de horno colocar las avellanas y tostar en el horno hasta que se doren. Dejar enfriar, quitar la piel y moler las avellanas hasta que se consiga un fino polvo.
 
Hacer un café espresso con café Fairtrade. Derretir el chocolate con la mantequilla junto al café en un bol a baño maría. Dejar enfriar y añadir el polvo de avellanas.
 
Separar las yemas de los huevos y batirlas con el azúcar hasta que doble su tamaño, cuando esté hecho añadir a la mezcla.
 
Batir las claras a punto de nieve y añadir cuidadosamente a la mezcla. Vertir toda la mezcla en el molde para el horno y hornear durante 50 minutos.

Dejar enfriar y servir con azúcar glas por encima.

150 gramos de cobertura de chocolate

3 huevos

500 gramos de fresas

una naranja

50 gramos de harina

150 gramos de mantequilla

200 ml de nata (35% m.g.)

150 gramos de azúcar

una cucharada sopera de azúcar glas

100 gramos de azúcar moreno

1 cucharada sopera de agua de azahar

2 cucharadas soperas de cacao en polvo

peladillas verdes para decorar

  1. Fundir la mantequilla reservando una pequeña cantidad para engrasar un molde cuadrado y precalentar el horno a 180ºC.

 

  1. Fundir el chocolate al baño María y rallar bien fina la piel de la naranja.

 

  1. Batir los huevos en una ensaladera con el azúcar y la ralladura de naranja hasta obtener un batido de color blanquecino.

 

  1. Añadir la mantequilla y el chocolate fundidos y mezclar.

 

  1. Incorporar la harina, mezclarlo todo bien, verter en el molde y hornear 30 minutos a 180ºC.

 

  1. Lavar las fresas, retirar los tallos, cortar dos de ellas en láminas para decorar al final y trocear el resto.

 

  1. Echarlas en una cazuela con el azúcar moreno y 100 ml de agua y cocer a fuego vivo hasta obtener una compota espesa.

 

  1. Retirar del fuego, añadir el agua de azahar, mezclar y dejar enfriar.

 

  1. Dividir el bizcocho en horizontal en dos trozos y colocar entre ellos la compota de fresas.

 

  1. Montar la nata bien firme añadiendo el azúcar glas al final.

Hacer unas filigranas con la nata sobre la tarta. Espolvorear con el cacao, decorar con las láminas de fresa y las peladillas verdes y servir en los platos.

95 g de chocolate negro 70% cacao

90 g de mantequilla

45 g de harina

150 g de azúcar

3 huevos

Mantequilla y harina para untar el molde

Cacao en polvo

2 dl. de nata montada

2 cucharadas de azúcar en polvo

1 pizca de armagnac

Horno 160ºc.

Untar un molde de 20 cm. de diámetro untado con mantequilla + harina.

Poner en un baño maría el chocolate.

Añadir al baño la mantequilla, remover con una espátula.

En un bol batir sin exceso los huevos + azúcar, añadir la harina tamizada.

Incorporar la mezcla de huevos a la de chocolate, mezclar con espátula.

Verter la mezcla en el molde, hornear 20 mn. aprox.

Espolvorear la superficie con cacao en polvo.

Mezclar la nata + azúcar + armagnac, en un bol con hielos con ayuda de una lengua.

130 g de chocolate, 130 g de mantequilla, 180 g de azúcar,
5 huevos, 90 g de harina de trigo, 7 g de impulsor y 4 nueces, 300 g de cobertura negra 70%.

Templar el chocolate hasta fundirlo sin grumos; podemos utilizar para ello el microondas a media fuerza o un baño maría. Aparte, tendremos la mantequilla en pomada (esto se consigue dejándola fuera del frigorífico durante unas horas). Mezclar ambos ingredientes.
Aparte, montar los huevos con el azúcar, y añadirlos a la mezcla anterior. Incorporar la harina tamizada con el impulsor y las nueces troceadas. Repartir por el molde enharinado y engrasado. Hornear a 150º C durante 30 minutos. Fundir la cobertura al baño maría con cuidado, hasta que no queden grumos y sea totalmente líquida. Bañar la tarta con cuidado. Dejar reposar hasta que el chocolate que la cubre solidifique. Cortar las porciones y servir.

6 huevos
120 g de harina
150g de azúcar
25 g de cacao
35 g de mantequilla derretida y enfriada a temperatura ambiente

2 yema
150 g de leche condensada
130 g de mantequilla a temperatura ambiente
50 ml de agua
10 g de azúcar de vainilla
15 de cacao

100 g de chocolate negro
50 g de mantequilla

70 g de mermelada

Untamos el fondo del molde con mantequilla y espolvoreamos con harina.

Encendemos el horno a 190C con calor de abajo y de arriba.

En un bol ponemos las yemas con 60 g de azúcar.

Las montamos a máxima potencia durante 3-5 minutos o hasta que obtengamos una crema blanquecina.

A máxima potencia montamos las claras. Cuando las varillas empiecen a dejar las marcas, añadimos el azúcar restante.

Montamos 1 minuto más y paramos.

Añadimos las yemas a las claras y las mezclamos, con movimientos de abajo arriba, hasta que todo sea de un solo color. Hazlo con cariño.

Tamizamos la harina con el cacao y volvemos a mezclar con movimientos de abajo arriba, con cuidado de no desinflar la masa.

Por los bordes del bol añadimos mantequilla y volvemos a mezclar, igual que antes.

Ponemos la masa en el molde.

Horneamos el bizcocho durante 35-45 minutos a 190C en la balda baja, sin el ventilados.

Pasados 30 minutos con un palillo pinchamos el bizcocho en el centro, si sale seco entonces ya esta. Si no, lo horneamos un poco mas hasta que al pincharlo el palio salga seco.

Esperamos 10 minutos, lo desmoldamos (pasando el cuchillo por el borde del molde) y lo enfriamos boca abajo.

En un cazo mezclamos las yemas con el agua.

Añadimos leche condensada y azúcar de vainilla.

La ponemos a fuego moderado y la cocemos, removiendo, hasta que espese. Como si se tratara de una crema pastelera.

La tapamos y dejamos que se enfrié.

En un bol batimos la mantequilla hasta que se vuelva blanquecina, unos 5 minutos.

Añadimos a la mantequilla la crema enfriada y batimos hasta que se mezclen muy bien (la crema y la mantequilla deben tener la misma temperatura).

Añadimos cacao y mezclamos.

Cortamos en bizcocho en tres círculos.

Dividimos la crema en dos y montamos la tarta.

La cubrimos con mermelada…

(derretimos chocolate con mantequilla en microondas, en modo de descongelar durante 3-4 minutos; cada minuto paramos el microondas para remover)

…la bañamos con la cobertura de chocolate.

La reposamos 2-3 horas y probamos un trocito… para ver que tal.

Molde desmontable de 20 cm.

1 paquete de galletas Oreo (sin relleno).

6 cucharadas de mantequilla derretida.

300 grs. de queso cremoso tipo Philadelphia.

2 huevos.

100 grs. de azúcar.

275 ml. de nata liquida para montar para la crema y 90 ml. de nata liquida para montar para la Ganaché .

110 grs de chocolate semi amargo y 90 grs más de chocolate para la Ganaché. (Puedes usar el chocolate que más te guste, aconsejo el chocolate negro o semi)

2 laminas de gelatina sin sabor.

esencia de vainilla.

Comenzaremos precalentando el horno a 180º.

Trituraremos las galletas Oreo (sin el relleno) y las mezclaremos con la mantequilla ya derretida, con la pasta obtenida, forraremos la base del molde y reservamos.

Por otro lado batiremos el azúcar,el queso Philadelphia y la esencia de vainilla (a gusto), hasta obtener una crema sin grumos, que este totalmente homogénea. Ahora iremos añadiendo los huevos uno a uno y seguimos batiendo un poco mas.

Verteremos la mezcla sobre la base de galleta , cubriremos el molde con papel aluminio para evitar que se moje y hornearemos a  180º a baño maría durante 50-60 minutos. Una vez horneado la consistencia de la crema será como la de un flan.

Una vez fría, la llevaremos a la nevera y la dejaremos reposar hasta el día siguiente.

Ahora haremos el mousse de chocolate (día despues).

Pondremos a hidratar las laminas de gelatina en un poco de agua fría.

Montar 200 ml. de nata y reservamos.

Calentamos los 75 ml. restantes de la nata a fuego medio-bajo y añadiremos una vez caliente los 110 grs de chocolate picado en trozitos pequeños, removiendo todo hasta que se funda el chocolate y se mezclen bien.

Añadiremos las laminas de gelatina (escurridas) ya hidratadas y continuaremos removiendo hasta que se disuelvan por completo.

Verteremos la mezcla del chocolate sobre la nata montada cuidadosamente con movimientos suaves y envolventes.

Ahora verteremos la mousse de chocolate sobre la tarta de queso y de vuelta a la nevera por 4-5 horas para que la mousse espese bien.

Es muy importante que este bien compacta la mousse de chocolate para que no se nos derrita a la hora de colocar la ganaché. Si lo preferís podéis llevar la tarta de queso al congelador durante 2 horas, así se congelará la mousse de chocolate y será mas fácil poner la ganaché sin que se os derrita la mousse.

Y finalmente vamos con el ultimo paso la Ganaché (os aseguro que el esfuerzo valdrá la pena).

Pondremos a calentar los 90 ml. de nata a fuego medio-bajo, siempre vigilando que no se nos queme, cuando comience a burbujear añadiremos los 90 grs. de chocolate picado en pedacitos pequeños y removeremos hasta que se derrita completamente. Si tenéis miedo a que se os queme , podéis hacerlo a baño maría.

Dejaremos que la ganaché este ligeramente templada y la pondremos sobre la mousse de chocolate y a la nevera durante un par de horas. También podeis desmoldar la tarta de queso y cubrirla con la ganaché así caerá por los lados, eso ya va en función de cada gusto.

350 gr de harina

400 gr de azúcar

150 ml de aceite suave

200 ml de leche

Una cucharadita de vainilla en pasta

Cuatro huevos

Un sobre de levadura

Cuatro cucharadas de cacao puro sin azúcar

400 gr de mantequilla

400 gr de azúcar glacé

Tres cucharadas de  cacao puro sin azúcar

Dos cucharadas de  vainilla en pasta

100 ml de agua

100 gr de azúcar

Un chorrito de kirsch

Un puñado de cerezas

Un puñado de frambuesas

200 gr de chocolate con leche

150 ml de nata para montar

– Precalentamos el horno a 180ºC.

– Comenzamos con los bizcochos. Separamos las claras de las yemas. Montamos las claras a punto de nieve. Podéis añadir una pizca de sal para que se monten mejor. Reservamos.

– En un bol mezclamos bien el azúcar con las yemas, la vainilla, la leche y el aceite.

– Tamizamos la harina con la levadura y el cacao y lo vamos añadiendo lentamente con una espátula, mediante movimientos envolventes.

– Añadimos las claras montadas e integramos con cuidado, que no se bajen. Lo mejor es realizar movimiento firmes (no rápidos) y envolventes.

– Distribuimos la mezcla en dos moldes de 20cm y horneamos durante 35 minutos, aproximadamente, hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.

– Mientras se hornea vamos preparando el almíbar. Para ello ponemos el agua y el azúcar en un cazo y lo ponemos a fuego medio-alto. Cuando veamos que el azúcar se ha disuelto, añadimos el chorrito de kirsch. Reservamos.

– Dejamos enfriar 10 minutos en el molde y pasamos a una rejilla. Dejamos enfriar por completo.

– Yo he utilizado una lira para nivelar los dos bizcochos y que ambos tengan el mismo grosor.

– Pincelamos las superficies del bizcocho con almíbar. ¿Cuánto? Lo que queráis, a mí me gusta emborracharlo bien.

– Toca preparar la crema de mantequilla. En el bol de la batidora batimos la mantequilla con el azúcar glacé hasta que esté casi blanca. Tiene que parecer helado.

– Dividimos la mezcla en dos. A una le añadimos el cacao y a la otra la vainilla. Batimos bien cada una por separado. Tendremos dos cremas de mantequilla: una de chocolate y una vainilla.

– Cubrimos la superficie de uno de los bizcocho con crema de chocolate. Colocamos el otro bizcocho encima.

– Ahora vamos a intentar hacer un degradado. Para ello, cubrimos la parte inferior con crema de vainilla y la parte superior de la tarta con crema de chocolate. Yo he usado una manga pastelera con una boquilla redonda para distribuir la crema. La parte superior la cubrimos con la crema de chocolate.

– Pasamos la espátula para conseguir un acabado más perfecto. Yo he calentado un poco de agua y he colocado la espátula dentro durante unos minutos. Después la he sacado y la he pasado de nuevo por las paredes para darle un acabado más perfecto.

– Ahora prepararemos el ganache de chocolate con leche. Ponemos la nata en un cazo a calentar. Cuando rompa a hervir la añadimos a un cuenco en el que tendremos el chocolate cortado en trozos iguales. Dejamos reposar un minutos y mezclamos bien, intentando que el chocolate se deshaga por completo y se integre a la perfección con la nata. Dejamos enfriar ligeramente. Tiene que adquirir consistencia pero no estar duro.

– Echamos parte del ganache sobre la tarta. Después bañamos los frutos rojos que elijamos (yo frambuesas y cerezas) en el chocolate y los colocamos sobre la tarta.

– Añadimos más ganache si queremos.

– Servimos… ¡Espero que os haya gustado!

Chocolate negro para postres. Si no lo encontráis negro, pues utilizad el otro, aunque os recomiendo hacer la receta con el negro. – 200 g.

Mantequilla (ojo, a poder ser, no margarina) – 190 g.

Huevos – 4

Azúcar glass – 70 g.

Harina – 1 cucharada sopera

Lo primero que vamos a hacer es derretir el chocolate al baño María junto con la mantequilla. Yo siempre lo hago al fuego, no en el micro, ya que en el micro es muy probable que se os queme. Para hacerlo al baño María al fuego solo tenéis que poner un cazo grande con agua a hervir, y, encima, uno más pequeño con el chocolate y la mantequilla. De esta manera se funde rápido sin que el chocolate esté en contacto directo con el fuego, para evitar el riesgo de que se os queme.

Batimos ahora los huevos con el azúcar glas durante 4 minutos aprox. con una batidora de varillas:

Una vez bien batido, añadimos el chocolate derretido con la mantequilla a la mezcla y lo integramos bien:

Una vez integrado, añadimos la harina:

Untamos con mantequilla un molde de horno desmoldable (si tenéis, si no, el que tengáis), lo enharinamos y vertemos dentro la mezcla del chocolate:

Lo metemos al horno previamente calentado a 190º durante 25-30 minutos aproximadamente:

Pasado ese tiempo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar:

Una vez frío, lo desmoldamos:

Y…., ¡voilá! Para disfrutar de este postre al 100%, a mí me gusta servir la tarta templada, y acompañada de nata o de helado de vainilla. El pastel está poco hecho por dentro, muy blandito, y la combinación de su sabor y temperatura templada, con el dulzor del helado o de la nata fríos son un homenaje para los sentidos…

500gr. mantequilla
250gr. Azúcar glass
10gr. Sal
2 huevos
1kg harina candeal

500gr. Nata
10gr. Miel 
60gr. Azúcar
5 Yemas
15 pistilos azafrán

450gr. de cobertura extra bitter 
200gr. leche 
6 yemas 
800gr. nata sin azúcar

Manzanas cocidas con miel y azúcar al vapor 

Mezclar la mantequilla con la sal y el azúcar. Añadir poco a poco la harina y, por último, los huevos. Trabajar la masa muy poco, sólo lo mínimo para mezclar bien los ingredientes y obtener consistencia arenosa. 

Pelar las manzanas y cortar en 8 trozos. Poner en un cazo junto con la miel y el azúcar, tapar y cocer al vapor. 

Cocer a la inglesa. Preparar una crema inglesa aromatizada de azafrán con todos los ingredientes indicados. 

Mezclar todos los ingredientes para obtener una mousse muy ligera. 

Forrar un molde con la pasta sable, cocer. Colocar las manzanas y la crema de azafrán, cocer y dejar enfriar. Cubrir con el mus de chocolate, enfriar y pintar con pistola.

4 huevos,

120 g de azúcar,

unas gotas de esencia de vainilla concentrada o una cucharadita de azúcar avainillado.

100 g de harina de repostería,

20 g de cacao puro en polvo,

1 pizca de sal

250 g de nata de montar,

250 g de queso de untar,

250 g de leche,

120 g de azúcar,

1 sobre de preparado para cuajada.

50 g de pistachos pelados

150 g de chocolate postres,

50 g de agua,

50 g de mantequilla

Fideos de chocolate,

10 g de pistachos pelados

Pelamos todos los pistachos y los ponemos en el vaso. Trituramos 5 segundos a velocidad 5. Reservamos.

Sin lavar el vaso, ponemos la mariposa, echamos en el vaso los huevos, el azúcar y el aroma o azúcar avainillado, programamos 5 minutos a velocidad 3.

Añadimos la harina, el cacao y la sal. Mezclamos 6 segundos a velocidad 2. Terminamos de envolver con una espátula.

 

Ponemos en el vaso limpio el queso crema, la nata, la leche, el azúcar y el sobre de cuajada, programamos 8 minutos,100º C velocidad 4.

Ponemos en el vaso el chocolate a trozos, trituramos 20 segundos a velocidad progresiva 5-7.

Añadimos el agua y la mantequilla, programamos 4 minutos, 37º C, velocidad 2.

Pelamos todos los pistachos y los trituramos en la picadora o mortero. Reservamos.

Para la plancha de bizcocho:

Precalentamos el horno a 180º C.

Ponemos en el bol de la batidora los huevos y el azúcar y el aroma o azúcar avainillado. Batimos hasta que blanqueen.

Añadimos la harina, el cacao y la sal. Mezclamos bien. Terminamos de envolver con una espátula.

Vertemos la masa sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear.

Horneamos a 180º C unos 10 minutos.

Dejamos enfriar.

Cuando se enfríe, cortamos 3 láminas redondas del tamaño del molde, como está horneada en un molde rectangular, para formar la tercera será necesario hacerlo en dos partes, como queda en el interior, no se notará la unión.

Ponemos en un cazo el queso crema, la nata, la leche, el azúcar y el sobre de cuajada, calentamos removiendo sin que llegue a hervir hasta que esté todo muy bien integrado removiendo todo el rato con unas varillas.

Necesitamos forrar el molde con papel film para poder desmoldar mejor y que no se salga la crema mientras está líquida.

Colocamos primero un círculo de plancha de bizcocho, encima la mitad de la crema, encima de ésta casi la mitad de los pistachos, luego otra lámina de bizcocho, el resto de la crema, casi el resto de pistachos (dejando unos pocos para la decoración) y sobre ellos la última capa de bizcocho.

Tapamos con papel film y llevamos al frigo por unas 12 horas.

Cortamos el chocolate a trozos.

Ponemos el chocolate a baño María con el agua y la mantequilla hasta que se derrita y quede una crema homogénea  removiendo de vez en cuando.

Desmoldamos la tarta, dándole la vuelta sobre un plato, cubrimos bien con la crema de chocolate.

Si te gustó, ¡Compártelo!

Deja un comentario

Menú de cierre